Javier Hervada: Coloquios propedéuticos sobre el Derecho Canónico

Javier Hervada: Coloquios propedéuticos sobre el Derecho Canónico
Javier Hervada: Coloquios propedéuticos sobre el Derecho Canónico. Segunda edición corregida y aumentada, Navarra Gráfica Ediciones, Pamplona, 2002. [172 páginas, 375 KB. Leer]

Nota a la segunda edición

Aparecido este pequeño libro en 1990 y reimpreso en 1992, se agotó en ambos casos a los pocos meses. Era al comienzo del último decenio del pasado siglo y apuntaba una nueva generación de canonistas —después de la debacle posterior a 1965, con la terminación del II Concilio Vaticano—, una nueva generación con deseos de superar la crisis antijuridista, anticanónica, pero no volviendo a antiguos esquemas metodológicos, sino buscando una renovación metodológica de la ciencia canónica. Este libro, que es fundamentalmente de teoría epistemológica y metodológica, sobre los esquemas nuevos del método sistemático, los grados del saber, la pureza metódica formal y la distinción en ramas, ofrecía y ofrece una de esas posibles vías de renovación metodológica. El caso es que, por lo que indican sus ventas, debió despertar interés.

Además, se asienta en la concepción del derecho llamada realismo jurídico clásico, que supone superar el normativismo y el subjetivismo, que como de suyo son defectuosos resultan, a fin de cuentas, los responsables del legalismo y del «juridismo», dos vicios en que puede caer el canonista y de hecho algunos cayeron.

Por la naturaleza intemporal de los temas tratados, creo que el libro no ha envejecido y sigue teniendo la misma actualidad que en el momento de su publicación inicial y pienso —así lo han pensado también los editores— que su lectura puede seguir siendo útil, especialmente a los canonistas más jóvenes, a aquellos que por ley de vida, si bien han comenzado en el siglo XX, formarán la primera generación de canonistas del siglo XXI.

En esta edición, he añadido el capítulo XV sobre técnica jurídica, tema arduo y árido, mas a mi parecer muy conveniente, porque —y pido perdón por la franqueza— noto en sectores canonísticos actuales un cierto déficit al respecto. Por lo demás, no digo en este capítulo nada nuevo que no haya escrito antes, pero tengo la impresión de que esos escritos anteriores han sido poco leídos.

El género literario del libro es el del diálogo, lo que a mi juicio facilita mucho la lectura en temas que de por sí son difíciles y en el estilo habitual pesados. En todo caso el género literario del diálogo tiene una larga tradición y no puede considerarse inusual y mucho menos exótico, sobre todo cuando en nada pierde de calidad científica.

Agradezco muy de veras su interés a los lectores que agotaron las anteriores publicaciones del libro y sobre todo manifiesto mi agradecimiento a la Junta Directiva del Instituto «Martín de Azpilcueta» —en particular a su Director, el Prof. Jorge Otaduy—, que ha querido acoger en su colección de monografías este fruto de mi modesto —pero apasionado por el derecho canónico— ingenio. Y mi gratitud más sincera a la Profra. Concepción Alonso del Real por su valiosa ayuda en los latines.

Pamplona, 12 de octubre de 2001

Presentación

Lector amigo:

Durante una temporada de ocio obligado –impuesto por razones de salud– escribí, para tu utilidad y la mía, unos diálogos sobre temas de derecho canónico, entre ellos unas conversaciones propedéuticas. Estas conversaciones son las que pongo ahora en tus manos y dejo a tu reflexión. Mucho me placería que fuesen de tu agrado estas páginas, que quisieran ser a modo de pláticas familiares tenidas entre tú y yo.

¿Por qué estos temas propedéuticos? Porque a mi juicio tienen especial interés para comprender la perenne tarea del canonista, que ha de aplicarse ahora a interpretar las novedades propias de nuestro tiempo, sin perder su propia identidad. Novedades todas ellas presentes, de uno u otro modo, en los documentos del último Concilio ecuménico, que apelan al ingenio y a la ciencia del canonista para entenderlas en toda su fuerza y vigor. Por tales motivos, no me ha parecido tiempo perdido escribir sobre estos temas y me atrevo a decir que, para ti lector, será tiempo ganado el que dediques a pensar sobre ellos, aunque de poco te sirvieran las páginas que te ofrezco.

Los capítulos 6 y del 11 al 15 son inéditos; el resto fue publicado, por gentileza de su director, en la revista «Ius Canonicum». Si tienes prisa y ya leíste lo publicado puedes limitarte a leer lo inédito, pero me atrevo a animarte a releer la parte que ya conoces; refrescar la memoria en estos temas tan fundamentales para el canonista no es tiempo perdido, sino ganado. Deja las prisas para cosas más secundarias.

Benévolo lector, no entretengo más tu atención. Si este libro despertase tu interés por los asuntos que en él se tratan, o te ayudase a ver con más claridad algún punto, o te resultase útil de cualquier otro modo, me sentiría compensado de la no escasa fatiga de haberlo escrito.

Pamplona, a 8 de diciembre de 1989.

Índice

Nota a la segunda edición 9
Presentación 11
Capítulo 1. Tres vicios del canonista 13
Capítulo 2. Ser canonista es ser jurista 23
Capítulo 3. El derecho 31
Capítulo 4. Las cosas están repartidas 39
Capítulo 5. La ley y los tipos de lo justo 47
Capítulo 6. La equidad 55
Capítulo 7. Pureza metódica formal 59
Capítulo 8. Distinción en ramas 63
Capítulo 9. Los niveles del conocimiento canónico 67
Capítulo 10. Teoría Fundamental del Derecho Canónico 75
Capítulo 11. Más sobre la analogía 79
Capítulo 12. La Escuela de Lombardía 85
Capítulo 13. Teología y ciencia canónica 91
Capítulo 14. La finalidad del derecho canónico 97
Capítulo 15. La técnica jurídica 103

< ] [ inicio ] [ > ]